¿Qué bombilla comprar?

Últimamente, cada vez que se funde una bombilla en casa es toda una odisea. Hay bombillas que ya no  venden, entonces ya no sabes que comprar, vas a comprar y los vatios no son los mismos, que si mejor de bajo consumo, que si el color de la luz etc… La verdad es que parece que hay que hacer un master para poder reponer la bombilla que se ha fundido.

Enredando un poco por la red he encontrado este artículo que espero que nos ayude a que la próxima vez que nos encontremos con este reto, nos resulte más fácil.

Tipos de bombilla

Actualmente hay tres tipos de bombillas, cada una con sus características propias. Es necesario conocerlas para saber cual es la más adecuada para cada necesidad.

Bombillas incandescentes

Son las bombillas clásicas, las de toda la vida. Hay múltiples acabados y formas, aunque sus características son muy similares:

Su duración es de unas 1.000-1.200 horas de luz.

Aunque es la más barata, si se compara con otros tipos de bombilla su relación durabilidad/precio es menor, por lo que al final sale más cara.

Bombillas halógenas

Estas bombillas tienen una mayor durabilidad y potencia luminosa. Ofrecen una buena reproducción del color y  su duración es sensiblemente superior a las incandescentes (entre 2.000 y 3.000 horas de funcionamiento). Existen dos tipos de bombillas halógenas:

A tensión de red. Funcionan con una conexión a la red de 220 V. Su potencia (entre 100 y 1.000 W) es tan alta que suelen ir equipadas con un regulador de intensidad.

A baja tensión. Se usan mediante un transformador (de 12 o 24 V). Su potencia es muy inferior a las de tensión de red (sólo de entre 5 y 100 W). Suelen utilizarse para direccionar la luz a un solo punto y poder, por ejemplo, destacar un cuadro en una pared.

Bombillas de bajo consumo

Este es el tipo de bombilla que más se utiliza últimamente, ya que existen nuevos diseños que permiten adaptarlos a lámparas normales.

Si se va a sustituir una bombilla incandescente por una de bajo consumo, hay que tener en cuenta que para producir la misma luz necesitan que el número de vatios sea 4 ó 5 veces inferior. Es decir, si la bombilla incandescente era de 100 W, la de bajo consumo tendrá que ser de 20 W. Actualmente hay dos tipos de lámparas de bajo consumo:

Tubos fluorescentes. Se ponen en cocinas y baños normalmente. Su luz es fría. Son de gran tamaño (en realidad son tubos). Eso sí, su duración está fuera de toda duda, permitiendo un uso de entre 6.000 y 10.000 horas.

Bombillas de bajo consumo. Adaptadas a los casquillos comunes, permiten ser utilizadas en lámparas normales. Son más cara pero duran más tiempo. En realidad, aunque cuesten seis veces más, pueden llegar a durar ocho veces más. También consumen un 80% menos de electricidad. Pero hay que tener en cuenta que su rendimiento baja mucho con el frío (por lo que no son válidas para exteriores).

Bombillas de LED’s: Se han comenzado a comercializar hacer relativamente poco tiempo, y aunque supone un alto precio, sus resultado son muy buenos. Consume alrededor de 4W, no dan calor, y su vida útil es mucho más larga que la de las bombillas de bajo consumo.

Una gran variedad de bombillas las puedes encontrar en:
http://www.amig.es/es/portalamparas-iluminacion-programadores-y-material-instalacion/sf/116

Un Comentario

  1. Javo
    Comentado 25 febrero, 2011 a las 10:03 | Permalink

    yo opto por las de bajo consumo.
    Hay que cuidar el medio ambiente y ahorrar energía.

    Duran mucho más, las clásicas están ya super pasadas… a mí no me duran nada…
    Yo estoy renovando todas.
    Eso sí hay que tener en cuenta el tipo de pantalla que tienes en la lámpara para que la bombilla que elijas traspase y aporte buena luz.
    Además, puedes elegir el tipo de luz, que me parece muy improtante, más cálida o más fría.
    en las tiendas te asesoran bien.

Escribe un Comentario

Su correo nunca será publicado ni compartido. Los campos requeridos están marcados *

*
*